¿Cómo aumentar las visitas a mi página web?

¿Cómo aumentar las visitas a mi página web?

Conseguir aumentar el tráfico Web de un proyecto en Internet, ya sea que tengas un blog, un sitio corporativo o incluso un eCommerce, es algo vital para mejorar la evolución de nuestra estrategia digital.

 

Conseguir aumentar el tráfico Web de un proyecto en Internet, ya sea que tengas un blog, un sitio corporativo o incluso un eCommerce, es algo vital para mejorar la evolución de nuestra estrategia digital.

¿Por qué? Porque un crecimiento en el número de visitas que recibe el sitio o tienda Online de tu proyecto lo hace aún más competitivo, favoreciendo tanto a tu plan de marketing como a mejorar los resultados comerciales que vas obteniendo.

Pero, aumentar el tráfico Web de un negocio no es una tarea muy sencilla, requiere de una correcta estrategia y de mucho trabajo a largo plazo. Aunque, al contrario de lo que quizás pudieras estarte imaginando, esta tarea tampoco es algo que esté fuera de tu alcance.

Estudia a tu competencia Online y analiza su tráfico Web

Esta es una técnica que suelo utilizar, sobre todo cuando quiero encontrar temas nuevos de los que escribir en mi blog. Pero además, esta práctica es también usada en otro tipo de proyectos Online, como Webs corporativas o incluso en eCommerce.

Realizar un análisis de la competencia online consiste básicamente en estudiar cuáles son las palabras clave que mayor tráfico les aporta a mis competidores y ver cómo podría desarrollar un contenido de una calidad superior al de ellos, para de esta manera, intentar dar mejor respuesta a las necesidades de los usuarios y posicionarme mejor.

Para ello, puedes utilizar SEMrush (mi plataforma de análisis preferida), que incorpora una herramienta llamada “Traffic Analytics”, la cual es capaz de hacer un análisis completo y detallado, no sólo del tráfico de tu proyecto, sino la calidad de éste.

Utiliza palabras clave de cola larga (o Long Tail)

La mejor manera de explicarte qué es una palabra clave de cola larga o Long Tail, es por medio de un simple ejemplo.

Tenemos la keyword semilla “BLOG”, que es muy importante, aunque al mismo tiempo es muy competida y genérica. Si la transformamos en una Long Tail, podríamos tener diferentes opciones tales como:

  • Crear un blog.
  • Cómo crear un blog.
  • Cómo crear un blog gratis.

Podrás ver en el tercer ejemplo, el más claro, lo que se denomina como cola larga. Es decir, una palabra clave genérica acompañada de otras que la convierten en una keyword Long Tail más específica y concreta.

Es importante escribir pensando en las personas, pero sin olvidarte de Google

La experiencia del usuario es un factor SEO importante al hablar de estos temas, pero nunca nos debemos olvidar que, para que dichos visitantes te encuentren, primero debes ser visible para ellos.

Si te digo que al diseñar tu estrategia de contenidos deberías pensar en lo que quieren y necesitan tus potenciales lectores, estaría solo mostrándote una parte del pastel.

Porque si te olvidas de Google, tu visibilidad a mediano y largo plazo se verá severamente afectada y por consiguiente, también tu tráfico Web.

Con esto no quiero decir que no te preocupes por tus lectores y la calidad del contenido, sino que en un entorno tan saturado y competitivo como es Internet, el hacer que tu público objetivo te encuentre con facilidad debería ser también otras de tus prioridades.

Por ello, el saber adaptarte a las exigencias de Google sin perjudicar la calidad de tus contenidos de cara al lector, es una habilidad como profesional digital que te diferenciará de los demás.

Es decir, de entre los que triunfan y los que no pasan de ser uno más del montón.

Un consejo: utiliza la semántica y no cargues tus contenidos de palabras clave repetidas a lo loco. Y sobre todo, antes de escribir, utiliza las herramientas apropiadas para conocer mejor con qué keywords están buscando este tipo de contenido tus potenciales lectores.

Un ejemplo muy básico de intentar escribir pensando en lo que necesitan tus lectores y lo que es más importante para Google, es el aprender a distinguir las palabras clave que tienen una mayor relevancia antes de redactar tu contenido:

  • Vender móvil usado (3800 búsquedas).
  • Vender móvil de segunda mano (30 búsquedas).

Si escribimos con cualquiera de las dos, en esencia parecen keywords muy similares, aunque la diferencia radica en que si posicionas la 1ª te hincharás de visitas y tráfico Web y con la 2ª tendrás una frase similar pero menos importante para Google.

Diseña títulos muy atractivos, pero de manera más estratégica

Según mi experiencia personal, un título marca casi el 70% del éxito o no de un artículo, tanto en redes sociales como en cuestiones de posicionamiento SEO.

Con un título que sea soso o que no enganche, conseguirás que tus seguidores en redes sociales no se sientan atraídos a ver qué tipo de contenido hay por detrás de él.

Del mismo modo, si tus títulos no son llamativos, las personas no le hagan clic en los resultados de búsqueda, bajando su CTR.

Pero si además ese título no está estratégicamente diseñado con tus keywords más importantes, tampoco se llegará a posicionar en Google muy fácilmente.

Es decir, un buen contenido puede perder gran parte de su tráfico Web, por no saber diseñar el título correctamente.

Siempre el titular debe ser atractivo y optimizado para mejorar el posicionamiento SEO de ese contenido.

Optimiza tu página web

Te voy a hablar de cuatro puntos que considero imprescindibles para que tu web atraiga y retenga a tus visitantes.

1.    Necesitas una página web que sea responsive

 

Es decir, que se adapte correctamente y de manera automática a dispositivos portátiles como tablets y smartphones.

Mi página web recibe el 40% de las visitas desde este tipo de dispositivos.

Si tu objetivo es aumentar las visitas de tu web no puedes permitirte renunciar a semejante cantidad de tráfico.

2.    Necesitas una web que cargue rápido

 

Cada vez somos más impacientes, nadie va a esperar 10 segundos a que cargue tu web.

Más vale que tu página esté optimizada en este sentido o perderás muchísimas visitas.

3.    Necesitas una web visualmente atractiva

El tiempo que permanecen tus visitas en tu web es importante para Google.

Si los usuarios se sienten cómodos y pasan mucho tiempo en tu web Google te premiará enviándote más tráfico.

Si por el contrario tu web apesta los usuarios saldrán corriendo y el buscador lo tendrá en cuenta.

Hoy en día es muy sencillo tener una página atractiva, tan solo tienes que elegir una plantilla de calidad e instalarla en tu web.

4.    Doy por hecho que tienes un blog

Hoy en día no concibo una página web sin blog. Hace poco se cumplió el primer año de vida del mío y los resultados a día de hoy son excelentes.

 

No tengo miles de visitas al día, pero es que tampoco las necesito.

Con unas cifras de tráfico moderadas el blog ya me proporciona la suficiente cantidad de clientes como para vivir holgadamente.

Eso sí, te digo lo que digo siempre, el blog por sí solo no te va a traer visitas, tienes que hacer las cosas bien.

Optimiza tus contenidos

Hasta ahora hemos visto cómo preparar tu página a nivel técnico y visual.

Ahora vamos a optimizar lo que de verdad te va a traer visitas, tus contenidos.

1.    Escribe una buena página “Sobre mí” y cuida tu marca personal

La página “Sobre mí”, “quién soy”, etc. es una de las imprescindibles que debe tener todo sitio.

Sin embargo mucha gente se empeña en poner textos genéricos que no dicen nada.

Textos del tipo:

“Nuestra filosofía: Somos una empresa seria, eficiente y cualificada. Buscamos ofrecer un servicio de calidad basado en los más altos estándares de bla bla bla bla bla…”

¿Pero eso qué es?

Una parrafada que no dice absolutamente nada y que no te ayuda a conectar con tu lector.

Si alguien ha entrado en esa página es porque siente curiosidad por saber quién eres tú, cuál es tu personalidad, qué has hecho en la vida.

No te digo que cuentes cómo es tu día a día de cabo a rabo, pero ponle un poco de ganas y naturalidad.

Mi página “Sobre mí” no es el mejor ejemplo del mundo, de hecho voy a cambiarla en breve, pero al menos hablo de mí, de mi forma de pensar y de dónde vengo.

Y por favor, pon una foto.

 

No hay nada más frio que una página “Sobre mí” con los típicos apartados de misión, visión y valores y sin foto.

Cuando la gente sabe quién eres es más fácil que compartan tus entradas, que te regalen enlaces entrantes y todo eso, inevitablemente, le proporcionará más visitas a tu web.

Si trabajas correctamente tu marca personal verás unos resultados increíbles.

2.    Escribe títulos atractivos

Las 10 primeras palabras de tus entradas son más importantes que las 10.000 siguientes, son las que van a llamar la atención del lector.

Si tu título no llama la atención de los lectores, te va a dar igual haber escrito una entrada excepcional.

No la va a leer nadie.

Cuando alguien llegue a tu página querrás que te lea ¿No?

Pues cúrrate los títulos o se irá por dónde ha venido.

3.    Escribe usando palabras claves Long Tail (cola larga)

 

Te voy a poner un ejemplo de lo que es una palabra clave long tail.

Imagina que tienes una tienda online en la que vendes camisetas.

Si intentas posicionarte en Google para la palabra clave genérica “camisetas” te vas a ver morado, vamos, que no lo vas a conseguir.

Sin embargo, si buscas variaciones más específicas de esa misma palabra clave la cosa cambia. Podrías intentar posicionar “camisetas de camuflaje baratas” o “camisetas vintage originales”.

Esa variación de la palabra clave genérica es lo que se conoce como Long Tail y tiene varias ventajas.

Cuanto más específica sea la palabra clave, menos gente la buscará en Google, pero más posibilidades tendrás de aparecer en los primeros puestos de los resultados y de captar tráfico cualificado.

Es una estrategia muy recomendable para páginas que todavía no tienen mucha autoridad y que buscan mejorar el tráfico de búsquedas orgánicas.

En mi entrada sobre SEO para principiantes te hablo más sobre este fenómeno.

4.    Escribe a menudo

A Google le gusta que las páginas web generen contenidos con frecuencia.

Y a los lectores también.

No basta con escribir una entrada en el blog cada tres meses.

Primero porque así Google no va a tenerte en cuenta y segundo porque entre entrada y entrada tus lectores se olvidarán de ti.

Algunos dicen que hay que escribir tanto como se pueda.

Personalmente opino que casi nadie puede escribir más de 2-3 artículos realmente buenos por semana, así que  un par de entradas de buena calidad cada semana puede ser una cifra aceptable.

Cuanto más escribas más contenido habrá en el blog, más probable será que aparezcas en los resultados de búsqueda, más fácil será que se forme una comunidad en torno a tu sitio, etc.

 

Facebook Comments
Acerca del Autor
Administrador
Soy Jhonattan Rivera, Bachiller en Administración, Finanzas y Negocios Globales, Técnico de Computación e Informática. Con experiencia en las funciones de Marketing e Inteligencia Comercial. Me considero una persona proactiva, con capacidad creativa, investigadora, adaptándome al cambio y al trabajo en equipo, orientado a la consecución de objetivos, con capacidad para identificar oportunidades de mejora. Tengo varias metas personales y profesionales, basadas en el respeto, responsabilidad y ética profesional.

Leave a Reply

16 − diez =